Bailes tras goleadas… ¿celebración o provocación?