“El santo” no pudo evitar el infierno blanco