Howard Webb, el otro protagonista