Coentrao… ¿El culpable?