Xabi Alonso, Modric y Di Maria: el triángulo mágico del Real Madrid