Cedric volvió loco al Real Madrid