Así fue el cambio radical de actitud del equipo a la llegada de Zidane