Bale vive en una burbuja y no es consciente del poco cariño del Santiago Bernabéu