La BBC ya está lista para lucirse y hundir al ‘Submarino Amarillo’