La gran duda de Ancelotti: ¿Jesé o Bale?