El Madrid, con un agujero en el medio