Zidane, el ojito derecho de Mourinho