La afición blanca se rinde ante Zidane