Zidane y Bettoni, el caso del asistente demasiado participativo