Sin Xabi Alonso, el Real Madrid oscureció