Vigo, mal escenario para el Real Madrid