Varane, el hombre que seca a los delanteros rivales