La entrada al Bernabéu fue un caos