La Policía necesitó descargas eléctricas para parar la pelea de Ultras Sur en Malmö