Sigue el pulso entre Ramos y Mourinho