Ramos y Costa, piques de escupitajos