Sergio Ramos quiere quedarse pero sigue pidiendo diez millones al año