Sergio Ramos, en primera persona