Sergio Ramos no se esconde ni cuando le levantan el castigo