Sergio Ramos pidió disculpas a sus compañeros y volvió a sonreír