Sergio Ramos no quería perderse el derbi y volverá a ser una pesadilla para el Aleti