Sergio Ramos, del niño de Camas al corazón del Real Madrid