Sergio Ramos volvió a ver puerta por cuarto partido consecutivo