Mejor ambiente imposible en Valdebebas tras la semana fantástica del Real Madrid