El Bernabéu quiere ver fútbol