La dureza de San Lorenzo en el inicio no le valió para derrotar al Real Madrid