Rozó la expulsión, provocó el penalti… Sergio Ramos no tuvo su día en el Calderón