El Real Madrid despide 2012 bajo una intensa niebla