Los blancos aterrizan necesitados en Barcelona