La plantilla madridista, de oro