Cristiano tuvo que hacer el trabajo de Benzema