El vestuario del Madrid, tras un partido