Ronaldo, de diablo rojo a ángel blanco