Lo peor del partido: las bengalas y el laser