Ramos, el Hierro que esperaba el Madrid