El Madrid, sin su columna vertebral