El Madrid, con mala pata