Las pruebas de que el United no mandó a tiempo los papeles de De Gea