Así es un contrataque perfecto en el Madrid