El Real Madrid olvidó los problemas durante 90 minutos