El Madrid, sobre ruedas