A pesar de la ventaja, el portugués no se fía