Real Madrid – Levante, un partido de alto riesgo