El Real Madrid se gusta ante el Guangzhou