Old Trafford marca un 'clásico' descafeinado y revitalizante